Grupo de Apoyo Latino de muchos años sigue fuerte

Luis y el grupo de apoyo latino

Si son las 9:30 am de un miércoles, es probable que usted sepa dónde encontrar al clínico Luis Fernandez-Castro: él está en la sala de conferencias del Tercer Piso facilitando la reunión de nuestro antiguo Grupo de Apoyo Latino.

Sobre el Grupo de Apoyo Latino

Luis, parte de nuestro equipo Clínico y de Recuperación, ha liderado el grupo por más de 18 años, casi desde su comienzo en el año 2000. Trabajando con nuestra ex compañera Michelle Torres, el Grupo de Apoyo Latino comenzó como un espacio donde muchos inmigrantes cubanos del Maribel de 1980 y otros latinos que padecían de desórdenes de abuso de sustancias y salud mental podían trabajar juntos tratando de lograr sobriedad y recuperación para tener una vida digna y mejor y para adecuarse al sistema americano.

Foco y objetivos del Grupo de Apoyo Latino

Las reuniones se concentran en educación, apoyo y herramientas para la sobriedad y la recuperación. Luis, certificado por CADAC, actúa como el moderador del grupo. “Hay solo dos reglas: no se puede asistir intoxicado y no permitimos discusiones durante el tiempo de conversación”. El grupo es uno de los de más larga data en St. Francis House y varía cada semana de tamaño, de 8 a 12 participantes.

Enteramente “en español”, las reuniones de una hora y media consisten en los miembros alrededor de una mesa común debatiendo tópicos específicos que Luis anuncia al comienzo del encuentro, como cambio de comportamiento y cómo hacer frente a la depresión y a la ansiedad. Cada miembro puede hablar y compartir sus pensamientos o por lo menos saludar al grupo. Los miembros son animados a sentarse alrededor de la mesa común, que según Luis “hace que todos sientan que pertenecen y que forman parte de la comunidad”.

La conversación motiva a la gente que está al comienzo de la recuperación e inspira a los que todavía no están listos. Muchas veces las historias exitosas se comparten con el grupo y a través de los años ha habido cientos de participantes, algunos de St. Francis House y otros de la comunidad. Rafael, un participante desde hace muchos años dice: “a veces, una palabra puede ser la palabra que cambie tu vida” y Sandro agrega “cuando yo comencé a venir al grupo, no estaba listo. Ahora puedo escuchar lo que la gente comparte y usar esa información para avanzar. El grupo me ayudó a crecer y a arreglar lo que estaba roto en mi vida”.

Sepa más

Para saber más sobre los programas y servicios de St. Francis House programs and services